Ricas en calcio: Aprovecha el poder de las alcaparras en la alimentación


Las alcaparras, muy presentes en la dieta mediterránea, las alcaparras, además de sus diversos nutrientes, son de los más sabrosos condimentos para platos compuestos por peces, carnes suaves y ensaladas.

Una de las grandes diferencias según San Pablo Farmacias, que las alcaparras tienen nutricionalmente es su cantidad de calcio, mineral importante para el fortalecimiento y la formación de los huesos. El botón de su hoja tiene más calcio que cualquier otro alimento, incluida la leche de vaca. Las alcaparras pueden insertarse en una dieta para ayudar a las personas con osteoporosis, enfermedad causada por la falta de sustancia y que atormenta principalmente a las personas mayores.

Desde la fase adulta, la persona ya no necesita consumir leche. Hay varios alimentos que proporcionan el calcio necesario para el cuerpo y son nutricionalmente muy saludables, como las alcaparras. Son grandes fuentes de calcio y magnesio, lo que aumenta la absorción del organismo. Debido a estos nutrientes, es un alimento importante para el tratamiento de la osteoporosis, por ejemplo.

Beneficios de las alcaparras en nuestra alimentación


Gastronómica- A diferencia de la mayoría de los condimentos, las alcaparras permanecen con su aroma y sabor después de la cocción, y combinan muy bien con cebolla y aceitunas para caracterizar platos mediterráneos. Normalmente se hacen recetas rápidas, fáciles, que se pueden preparar con antelación y permanecer en el refrigerador por un tiempo sin estropearlo.

Para una dieta sustitutiva a la leche, un buen plato nutricional equivalente es unir, por ejemplo, las proteínas de un sabroso filete de trucha con el calcio de la salsa de alcaparras.

Medicinal - se atribuyen a las alcaparras algunas propiedades medicinales, ya que es astringente, antiespasmódica, diurética, tónica, aperitiva y vermífuga. En cuanto a sus valores energéticos, 100 gramos de alcaparras proporcionan 35,2 calorías. Las personas hipertensas deben consumirlas con moderación, ya que generalmente se conservan en la sal.

Este sabroso condimento tiene como principio activo el ácido cáprico, que tiene una acción estimulante del apetito y ayuda a la digestión. Además del calcio, los botones de sus hojas son ricos en hierro, fósforo, aceite esencial similar al de la mostaza, sodio, vitaminas y componentes químicos como los flavonoides.