Los sorprendentes beneficios del ajo y la miel


Tanto la miel como el ajo tienen poderosas propiedades antibióticas que consolidan tu sistema inmunológico.

¿Cuáles son los beneficios de la miel y el ajo?

Nutre tu piel:
Consumir esta mezcla a diario rejuvenece tu piel y le da brillo.
Cura resfriados comunes y alergias:
Las propiedades antibacterianas de la miel y el ajo curan el resfriado común y las alergias en unos pocos días.

Fortalece la inmunidad:

La mezcla de ajo y miel ayuda a reforzar la inmunidad.
Además de estos importantes beneficios del ajo y la miel, otros beneficios del ajo y la miel incluyen el control de los niveles de colesterol, ayudar a reducir las posibilidades de ataque cardíaco y muchos más.

Características del ajo y la miel

El ajo se utiliza en casi todos los platos que prepara para agregarles sabor. Pero, las propiedades del ajo van más allá de ser un potenciador del sabor, el ajo crudo es mucho más que eso. El ajo se ha utilizado desde la antigüedad para curar enfermedades y dolencias menores. Las diferentes culturas lo usan para diferentes usos, los chinos lo usan para la digestión y los trastornos respiratorios y en la cultura romana se usó para los trastornos gastrointestinales y disminuyen las enfermedades de las articulaciones. El ingrediente vital responsable de las propiedades mágicas del ajo es todo. Cuando muerdes el ajo, entra en contacto con tu cuerpo y se convierte en alicina, que tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales.

Este compuesto se conserva en el ajo crudo. Sin embargo, cuando agregamos ajo en la preparación de la comida, se tiende a destruir este compuesto y sus otras propiedades curativas al calentarlo. Así, principalmente, el ajo crudo ayuda a reducir los niveles de colesterol, trata el resfriado común y fortalece el sistema inmunológico.

Por su parte, la miel se ha utilizado como un remedio natural desde la antigüedad, contando con propiedades nutricionales y medicinales que la convierten en el remedio natural perfecto. Además, la miel es rica en variedad de minerales y vitaminas, por ejemplo: magnesio, fósforo, calcio, hierro, zinc, potasio, vitamina B6, niacina, tiamina, y la lista continúa.

Ahora imagina el efecto en nuestro cuerpo cuando ingerimos una mezcla de miel y ajo. Solo multiplicará el efecto. Los beneficios de la miel y el ajo combinados son múltiples, y a continuación te decimos cómo preparar esta sencilla receta:

Receta de ajo y miel

Cosas que necesitas:
  • 12-13 dientes de ajo
  • Una taza de miel (aproximadamente 335 g)
  • Un frasco pequeño con una tapa ajustada.
Proceso:
  1. Toma los 12 dientes y quita la cáscara.
  2. Pon estos dientes en el frasco.
  3. Vierte lentamente la taza de miel en el frasco.
  4. Retira las burbujas atrapadas, si las hay, con una cuchara.
  5. Asegúrate de que los dientes de ajo estén completamente sumergidos en la miel.
  6. Cubre la mezcla con la tapa y déjala macerar por unos días.
  7. Después de este lapso de tiempo, abre la tapa y consume, de preferencia, en ayunas; una o dos cucharadas.