Frutas rojas: todo lo que necesitas saber


Bonitas, delicadas, sabrosas y... ¡Poderosas! El grupo de las frutas rojas, conocidas mundialmente como "red berries", es uno de los más amados por las personas que buscan mantener una alimentación equilibrada y nutritiva. Fresa, cereza, mora, frambuesa, arándano, entre otras cosas, tienen beneficios que van desde el fortalecimiento del organismo, previniendo enfermedades, hasta aliviar los síntomas de la menopausia.

A pesar de ser llamadas "rojas", ese grupo de frutas también puede variar en su coloración. Las cáscaras pueden ser más o menos rojizas o incluso aproximarse al morado oscuro. Pero no es sólo la apariencia lo que atrae la atención de esos alimentos. Con sabores peculiares, ligeramente ácidas y ácidas, combinan prácticamente con todo, principalmente recetas dulces.

En cuanto a los componentes nutricionales, todas son fuentes de vitaminas y minerales esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Conoce a continuación la lista de las principales frutas rojas y descubra sus ventajas para la salud:

Las frutas rojas y sus beneficios para la salud

  • Fresa: la fruta roja más famosa y consumida de todas, la fresa es una fuente riquísima de vitamina C. Por lo tanto, tiene una gran concentración de agentes antioxidantes que fortalecen el organismo y ayudan a proteger el cuerpo de enfermedades. La fresa también destaca por ser un diurético natural perfecto para desinflar el cuerpo y perder medidas. Da siempre preferencia a las fresas orgánicas, porque, según investigaciones, suele ser uno de los alimentos más afectados por los agrotóxicos en sus producciones.
  • Cereza: muy consumida a finales de año, la cereza también es una poderosa fruta roja para nuestra alimentación. Con pocas calorías, su consumo se asocia a problemas estéticos (favorece la salud y belleza de la piel, el pelo y las uñas) y ayuda a reforzar la salud del corazón mejorando la circulación sanguínea en el organismo.
  • Mora: está relacionada con la lucha contra el cáncer. Esto se debe a la buena concentración de ácido elágico, sustancia capaz de inhibir tumores en el organismo. Otros dos buenos nutrientes de la mora son la vitamina E, que ayuda a evitar el envejecimiento temprano de la piel, además de las fibras alimentarias, que ayudan a regular la flora intestinal.
  • Frambuesa: muy parecida a la mora, la frambuesa también tiene el ácido elágico en su composición. Tiene un alto contenido de agua, que ayuda a hidratar el organismo y también una gran cantidad de fibras alimentarias, sustancias aliadas del adelgazamiento saludable, porque inhiben el hambre causando saciedad durante más tiempo.
  • Arándano: también se le conoce como "blue berry", por su coloración más oscura, casi azulada. Y es precisamente por eso que en él destaca nutricionalmente la luteína, un agente antioxidante natural y poderoso encontrado en alimentos de ese color, ayuda a nuestro sistema inmunológico a defender el cuerpo de la acción de los radicales libres en el organismo, previniendo, por ejemplo, gripes, fiebres y otras enfermedades.
  • Acai: una fruta brasileña de la región norte del país, el acai es un repositor natural de energía para nuestro cuerpo. Algunos estudios han revelado que el extracto de acai puede combatir la bipolaridad, ya que ayuda a equilibrar disfunciones cerebrales.

¿Sandía, manzana, uva y ciruela también son frutas rojas?

Sandía, manzana, uva, ciruela, acerola, incluso la guayaba... Aunque casi nunca están en las listas, también forman parte del grupo de las frutas rojas. Al igual que las otras, también son fuentes naturales de vitaminas, minerales y fibras. Tienen grandes concentraciones de agua y bajas cantidades de calorías.

¿Cómo se consume la fruta roja de forma sana en el día a día?

La versatilidad es el gran diferencial de los alimentos 100% naturales. Puedes hacer de todo: comer in natura, juntas o separadas, acompañando recetas dulces o saladas, en bebidas, tragos, jugos rojos, shakes o vitaminas. En verano, una gran opción es convertirlas en picolés o sacolés sanos con sus pulpas congeladas.

A pesar de estar disponibles durante todo el año, está indicado consumirlas en sus períodos de cosecha, entre noviembre y febrero, durante el verano. Lo que se recomienda es comer estas frutas de 3 a 4 veces por semana, preferiblemente variando las frutas para garantizar la ingestión de más nutrientes.